Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Riego Toro - Preguntas frecuentes

Tema: Fundamentos de los sistemas de aspersión

Los tres componentes principales de un sistema de aspersores automáticos son el controlador, las válvulas de control de las estaciones y los aspersores.

El programador es el cerebro del sistema, e indica a las válvulas de control cuándo y durante cuánto tiempo deben suministrar agua a los aspersores. Los aspersores dirigen y controlan el agua que se aplica al césped y a las plantas.

Cada válvula controla un grupo específico de aspersores, llamado "estación de riego". Las estaciones se disponen en general con arreglo al tipo de material vegetal a regar, la ubicación de cada planta en el paisaje y la cantidad máxima de agua que puede suministrarse. Cada válvula está conectada a un terminal numerado del controlador, que la identifica como Estación 1, Estación 2, etc.

El programador acciona las válvulas en orden, una por una. En otras palabras, una estación debe terminar de regar antes de que se active la estación siguiente. Esto se denomina "ciclo de riego". La información almacenada en la memoria del controlador, que determina el inicio y la duración del riego de cada estación se llama "programa".

¿Qué es un programa de riego?

Un programa de riego requiere tres instrucciones básicas para poder funcionar de manera automática:

  • Los días en que debe regar - llamados "días de riego"
  • Cuándo regar - la "hora de arranque" de un programa
  • Durante cuánto tiempo - llamado "tiempo de riego" de la estación

¿Por qué tienen múltiples programas algunos controladores?

Muchos jardines tienen plantas con diferentes necesidades de riego; céspedes que requieren un riego diario, arbustos que sólo deben regarse en días alternos, etc. Por este motivo, las estaciones de césped se asignan a un programa, y las estaciones de arbusto a otro. Si hubiera un único programa, todas las estaciones tendrían que regar en los mismos días.

Hay fugas de agua de un aspersor. ¿Le ocurre algo al aspersor?

No. El agua se drenará por el aspersor más bajo hasta que se vacíe la tubería. Si la fuga no desaparece, el problema está en la válvula que controla esa zona de aspersores. El problema podría ser algo tan sencillo como un pequeño residuo atrapado dentro de la válvula. Advertencia: Cierre el suministro de agua antes de desmontar la válvula.

Una zona sigue regando después de que se acabe el ciclo. ¿Está averiado el controlador?

Probablemente no, pero para asegurarse, desenchufe el cable para desconectar el controlador. Si el agua sigue fluyendo, el problema está en la válvula de la zona. Si el agua deja de fluir, el controlador está averiado. Vuelva a comprobar la programación.