Nuestra fábrica de Tomah, Wisconsin, que produce equipos profesionales que se venden en todo el mundo, cuenta con la certificación ISO 14001:2004. Esto requiere la integración de la protección medioambiental y el cumplimiento de la normativa pertinente en todos los aspectos del negocio para asegurar una mejora continua.

La certificación ISO 14001, internacionalmente reconocida, asegura que las empresas tengan en cuenta el impacto medioambiental de todas sus prácticas. Requiere una evaluación del estado de cumplimiento de la instalación con todas las normas medioambientales aplicables. Si la instalación no cumple alguna norma, es necesario implementar un plan de acción correctiva que asegure el cumplimiento antes de recibir la certificación. Se crea una matriz de riesgos medioambientales y ésta se revisa anualmente para identificar proyectos de mejora continua para esa instalación. Estos proyectos se controlan con hitos y fechas límite. Se entrega cualquier formación o documentación necesaria para mantener el nivel de cumplimiento y la mejora continua, y es obligatorio mantener un registro exhaustivo.

La fábrica de Toro en Tomah también ha sido reconocida por Green Tier, el programa medioambiental de Wisconsin, por la excelencia de sus programas medioambientales.